SESAN participa en segunda feria de la agrobiodiversidad en Santa Lucía La Reforma

Con el objetivo de promover  el rescate, conservación  y uso de semillas criollas nativas  de maíz y frijol, así como su intercambio entre las familias de agricultores, se llevó a cabo la segunda  feria de la agrobiodiversidad en el municipio de Santa Lucía La Reforma, en el departamento de Totonicapán, con la participación de personal técnico de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional -SESAN-.

Durante la actividad fueron expuestas distintas variedades de maíz. Asimismo se presentó la diversidad de semillas criollas de distintos colores y sabores, que se producen en las comunidades del municipio de Santa Lucía La Reforma, informó el delegado departamental de SESAN en Totonicapán, Esaú Guerra.

Indicó que el evento fue promovido por el proyecto Buena Milpa, ejecutado por el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo -CIMMYT-, en el marco de la iniciativa Feed The Future, con el financiamiento de la Agencia Internacional para el Desarrollo de los Estados Unidos -USAID-.

La feria contó con la participación personal técnico del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social -MSPAS-; Ministerio de Desarrollo Social -MIDES-; Comité Nacional de Alfabetización -CONALFA-; Ministerio de Educación -MINEDUC-;  Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación -MAGA-; entre otros miembros de la Comisión Municipal de Seguridad Alimentaria y Nutricional -COMUSAN-.

A la feria asistieron productores de diferentes comunidades de Santa Lucía La Reforma, así como de otros municipios de Totonicapán y del departamento de Quiché, para exponer y dar a conocer la diversidad genética de las semillas nativas que tienen las comunidades como un recurso filogenético estratégico.

Durante el evento también se presentaron charlas educativas, sobre la importancia de conservar el germoplasma de las semillas nativas, es decir la diversidad genética de las variedades o clases de semilla de maíz que tenemos en Guatemala, así como su importancia para la seguridad alimentaria y nutricional de las futuras generaciones, de cara a los problemas originados por el cambio climático.

En las mesas de exposiciones de las diferentes variedades de semillas criollas, los asistentes apreciaron la diversidad biológica y realizaron un intercambio de las mismas con el propósito de ampliar las bases de conservación de las variedades nativas de maíz y frijol, como cultivos  importantes en la dieta familiar.

Los líderes comunitarios, expresaron su complacencia por la realización de la segunda feria de la agrobiodiversidad, ya que señalaron se promueve la participación de las familias campesinas y el intercambio de semillas criollas, como métodos para la conservación de la biodiversidad genética.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.