San Marcos, Sololá y Totonicapán intensifican acciones para prevenir la desnutrición crónica

Delegados departamentales de Seguridad Alimentaria y Nutricional de San Marcos, Sololá y Totonicapán, se unirán en la segunda fase de intensificación de acciones que contempla la Estrategia Nacional para la Prevención de la Desnutrición Crónica para este 2018.

En 2016 el Ministerio Salud Pública y Asistencia Social -MSPAS-; Ministerio de Agricultura Ganadería y Alimentación -MAGA-; Ministerio de Desarrollo Social –MIDES- y Ministerio de Educación –MINEDUC-, junto con la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional -SESAN-, así como las municipalidades, trabajaron en el ámbito nacional, focalizando cuatro departamentos en la primera fase, (Alta Verapaz, Chiquimula, Huehuetenango y Quiché) y tres departamentos más para la segunda (San Marcos, Sololá y Totonicapán), con el propósito de incrementar acciones para prevenir la desnutrición crónica en niños menores de dos años.

Según el delegado de SESAN en San Marcos, Mardoqueo Escobar, el departamento tiene un alto índice de pobreza, 60% de la población vive en condiciones de pobreza y 22% en pobreza extrema, por lo que mejorar estas condiciones es una de las metas que se han trazado, ya que estas no permiten que la población tenga acceso a una alimentación de calidad, lo que incrementa los índices de desnutrición aguda del departamento, que son de 54.8%, según la Encuesta de Salud Materno Infantil -ENSMI- 2014-2015.

Marta Calderon, delegada de Sololá, comparte que el departamento cuenta con una mesa técnica departamental en seguridad alimentaria y nutricional, adscrita a la Comisión Departamental de Seguridad Alimentaria y Nutricional -CODESAN- y en los municipios a la Comisión Municipal de Seguridad Alimentaria y Nutricional -COMUSAN- en la que participan representantes de las instancias ejecutoras de las acciones que contiene la estrategia, lo que ha permitido coordinar muy de cerca actividades como el “Primer Encuentro para la Prevención de la Desnutrición Crónica”, que permitió construir la ruta que va a determinar la intensificación de las acciones.

En Totonicapán, el delegado Esaú Guerra, resalta que durante el 2017 se trabajó en la identificación 12 mil 500 niños menores de dos años y 2 mil 500 mujeres embarazadas, población objetivo de la estrategia, que ya cuentan con su Código Único de Identificación -CUI-, para que reciban la intensificación de acciones en este período tan importante. Esto se logró en coordinación con el Registro Nacional de las Personas –RENAP-.

Con la suma de estos tres departamentos se busca alcanzar la meta del gobierno de reducir en10 puntos porcentuales la desnutrición crónica para el 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.