COMUSAN de Sansare promueve la higiene en la elaboración de alimentos

La Delegación departamental de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional de El Progreso en coordinación con la Comisión Municipal de Seguridad Alimentaria y Nutricional -COMUSAN- de Sansare, y el apoyo de los ministerios de Agricultura, Ganadería y Alimentación -MAGA- y Salud Pública y Asistencia Social –MSPAS-, capacitaron sobre la adecuada manipulación de alimentos a miembros del Centro de Aprendizaje Para el Desarrollo Rural –CADER- de la comunidad Las Cabezas.

Veinte mujeres líderes de los grupos CADER, así como madres de niños con desnutrición o que están en riesgo nutricional, participaron en la capacitación que tuvo como objetivo promover buenas prácticas de manejo de alimentos, a través de charlas de higiene personal, en la cocina, utensilios y alimentos, incorporación de cultivos locales en la dieta diaria y seguridad alimentaria y nutricional.

La monitora de SESAN, Sharon Velásquez compartió con las asistentes el tema de seguridad alimentaria y nutricional que incluye la disponibilidad, acceso, consumo y utilización o aprovechamiento biológico de los alimentos e hizo entrega de material de alimentación complementaria. Educadores del MAGA capacitaron sobre la manipulación de alimentos y personal del MSPAS desarrolló el tema de higiene.

Según la Organización Mundial de la Salud –OMS- se estima que las enfermedades causadas por alimentos contaminados constituyen uno de los problemas sanitarios más difundidos en el mundo de hoy, se denominan “enfermedades de transmisión alimentaria” y son ocasionadas por microorganismos peligrosos o sustancias químicas tóxicas. La mayoría pueden prevenirse con una manipulación apropiada de los alimentos.

Para asesorar sobre la adecuada higiene y manipulación de los alimentos la OMS promueve las diez reglas de oro: 1. elegir los alimentos tratados con fines higiénicos; 2. cocinar bien los alimentos; 3. consumir inmediatamente los alimentos cocinados; 4. guardar cuidadosamente los alimentos cocinados; 5. recalentar bien los alimentos cocinados; 6. evitar el contacto entre los alimentos crudos y los cocinados; 7. lavarse las manos a menudo; 8. mantener escrupulosamente limpias todas las superficies de la cocina; 9. mantener los alimentos fuera del alcance de insectos, roedores y otros animales y 10. utilizar agua pura.

Los miembros de los grupos CADER de la comunidad cultivan chaya, loroco, moringa, quilete, chipilín y bledo en el huerto comunitario de las instalaciones del centro, además cada una de las familias cuenta con un huerto familiar con los mismos cultivos para su consumo, lo que contribuye a su economía, la disponibilidad de alimentos y el aprovechamiento biológico.

Un CADER consiste de un terreno pequeño en donde un grupo de aproximadamente 25 familias desarrollan un jardín comunitario para producir vegetales, maíz y frijoles para el consumo propio.

Al finalizar la actividad las participantes solicitaron un próximo taller para la inclusión de productos locales en su alimentación y se amplíen los temas de desnutrición y la olla familiar, por lo que la COMUSAN y la delegación coordinan acciones para llevarlo a cabo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.