SESAN promueve SAN a través de huertos familiares, escolares y comunitarios en Escuintla

La delegación departamental de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional de Escuintla, en coordinación con el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación -MAGA- y la Municipalidad de ese departamento, a través de la Red de Mujeres y el Consejo Comunitario de Desarrollo, recientemente llevaron a cabo una capacitación en abono tipo Bocashi para 36 mujeres de la colonia La Estancia.

Esta actividad se lleva a cabo como resultado de los acuerdos y compromisos generados en las reuniones de la Comisión Departamental de Seguridad Alimentaria y Nutricional –CODESAN- de Escuintla y del Proyecto de Desarrollo del Área Comunitaria de la Municipalidad, que han capacitado a las  comunidades de Vallarta, Nueva Primavera y La Estancia, quienes pronto iniciarán el proceso de producción.

La capacitación fue impartida por el ingeniero Leonardo Us Ajanel del MAGA, con el objetivo de que la Red de Mujeres y los miembros del COCODE lleven a cabo los procesos para producir el abono tipo Bocashi, que servirá para iniciar un proyecto de huertos familiares, escolares y comunitarios para garantizar el acceso a una adecuada cantidad y variedad de alimentos seguros en todo momento.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación -FAO-, el Bocashi es un abono fermentado que se obtiene procesando materiales que son producto de actividades agrícolas (rastrojo, cascarilla de café, etc.), y que pueden ser utilizados y sustituidos según la disponibilidad que exista en la región. Esto lo convierte en una actividad práctica y de gran beneficio para el agricultor que quiere aprovechar todos los recursos con los que cuenta en el campo.

La delegada departamental, Edna López, explica que se tiene el ofrecimiento del Instituto de Ciencia y Tecnología –ICTA- de brindarles semillas para la implementación de los huertos y que aprendan a realizar este abono, para generar también un ingreso económico para las familias de la comunidad al venderlo y así mejorar su alimentación, ya que esa área es el lugar con más índices de desnutrición en el departamento, “la idea es que cada familia tenga en casa su propio huerto” puntualizó la delegada.

La producción de abono tipo Bocashi es una práctica que fortalece los procesos de producción de los agricultores porque se produce más invirtiendo menos, al tiempo que recupera el suelo, mantiene por más tiempo la humedad, también contribuye a la economía del agricultor, debido al bajo costo de su elaboración, así como a obtener mejores resultados en la cosecha, recupera el suelo y mantiene por más tiempo la humedad, mientras que el agricultor obtiene abono de buena calidad en 18 días.

La seguridad alimentaria en el hogar, la escuela y la comunidad, implican un acceso suficiente a los alimentos, en cantidad y calidad adecuados, para satisfacer las necesidades alimentarias de todos sus miembros durante el año. Por tal razón este proceso se replicará en más comunidades, para luchar contra la desnutrición en ese departamento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.