Consumo de maíz contaminado retarda el crecimiento en niños

Por: Grizel Caravantes

El secretario de Seguridad Alimentaria y Nutricional, German González, participó este día en el conversatorio sobre el impacto que tienen las aflatoxinas y micotoxinas en la desnutrición en Guatemala, actividad organizada por el Proyecto Buena Milpa. El objetivo de la reunión fue definir las acciones y estrategias de las organizaciones interesadas en la reducción de la prevalencia de las micotoxinas en los granos básicos y de pérdidas post cosecha.

Las micotoxinas son hongos que producen toxinas persistentes, las cuales provocan daño a la salud al consumirlas, son cancerígenas y soportan altas temperaturas, por lo que representan un gran peligro para la salud de los guatemaltecos, ya que los productos derivados del maíz son en gran medida la base de su alimentación.

En su intervención el secretario González expuso que el alto consumo de maíz contaminado provoca grandes concentraciones de micotoxinas en el organismo y esto produce enfermedades en adultos y retardo de crecimiento en niños menores de 5 años.

Afortunadamente esta situación puede cambiar a través de la diversificación de la dieta y sobre todo con mejores prácticas de consumo de maíz que no tenga este tipo de toxinas.

“En la Estrategia Nacional para la Prevención de la Desnutrición Crónica se utiliza todo el concepto de diversificación de la dieta que permite tener mejor calidad y calidad, promoviendo el uso de otros cultivos importantes, como el berro y leguminosas, para tener mayor diversidad y no utilizar tanto el maíz como se hace actualmente” expresó González.

Dentro de los avances significativos para conocer los efectos de estas toxinas sobre la salud se han llevado a cabo estudios de base sobre distribución y cuantificación de micotoxinas a nivel nacional; situación en grano almacenado; identificación de puntos críticos en la cadena agroalimentaria; recopilación de estudios realizados en tesis de universidades y estudios regionales; material de sensibilización institucional; capacitaciones por parte del proyecto Buena Milpa, así como talleres de enfoque de la problemática en función; Agronómica, pre y post cosecha, Salud y Nutrición y Normativa.

El Proyecto Buena Milpa es coordinado en subvención con el programa Feed The Future de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional -USAID- en colaboración con el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo -CIMMYT- e implementado en Guatemala con el apoyo del Instituto de Ciencia y Tecnología Agrícola –ICTA-.

Enfoca sus esfuerzos a implementar una estrategia de intensificación sustentable para la agricultura y reducir al mismo tiempo la pobreza, la desnutrición y los daños al medio ambiente en el occidente del territorio nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.